MONITOREO FETAL

MONITOREO FETAL

La monitoría fetal y el perfil biofísico fetal son pruebas prenatales utilizadas para verificar el bienestar del bebé. La monitoría Fetal es una prueba de bienestar fetal, que consiste en el registro gráfico continuo y simultaneo de la frecuencia cardiaca fetal, los movimientos fetales y la actividad uterina. El perfil biofísico combina el monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal y la ecografía fetal para evaluar la respiración, los movimientos fetales, el tono muscular y el nivel de líquido amniótico del bebé. Luego se otorga un puntaje a las mediciones obtenidas en la monitoría fetal y la ecografía según si se cumple con ciertos criterios.

Por lo general, las pruebas de bienestar fetal se recomiendan cuando las mujeres tienen un aumento del riesgo de que se presenten problemas que ocasionen complicaciones o pérdida de la gestación. El análisis se suele realizar después de la semana 32 de embarazo pero también, el perfil biofisico, puede llevarse a cabo si el embarazo es lo suficientemente avanzado como para considerar la realización del parto (por lo general después de la semana 26). Un puntaje bajo en el perfil biofísico puede ser indicador de que tanto tú como el bebé necesitan someterse a otros análisis. En algunos casos, se puede recomendar un parto prematuro o inmediato.

La monitoría fetal y el perfil biofísico son análisis no invasivos que no suponen riesgos físicos para ti o para el bebé. Sin embargo, no está claro si el análisis mejora los resultados del embarazo. Obtén información sobre las implicaciones del perfil biofísico y si este análisis prenatal puede ser beneficioso para el bebé.

Por qué realizar una prueba de bienestar fetal

Se encuentran indicadas, en aquellas situaciones en las cuales se puede comprometer el estado de oxigenación fetal como en los desórdenes hipertensivos durante la gestación (preeclampsia), diabetes y gestación, déficit del crecimiento fetal, gestación prolongada y disminución de la actividad fetal.

Se usan para evaluar y controlar la salud del bebé. El objetivo es evitar la pérdida del embarazo y detectar un suministro pobre de oxígeno al bebé (hipoxia fetal) con la suficiente anticipación para que se produzca el parto y no se produzcan daños permanentes en el bebé.

Por lo general, el análisis se hace cuando hay un aumento del riesgo de que se presenten problemas que ocasionen complicaciones o pérdida del embarazo. El profesional de salud determinará la necesidad y el momento de llevarlas a cabo según la posibilidad de supervivencia del bebé a un parto prematuro, de la gravedad de la enfermedad de la madre y del riesgo de pérdida del embarazo.

El profesional de salud puede recomendar que te hagas una prueba de bienestar fetal en los siguientes casos:

  • Si has tenido embarazos múltiples con algunas complicaciones
  • Si tienes una enfermedad, como diabetes, presión arterial alta, lupus o enfermedad cardíaca
  • Si el embarazo se ha extendido más allá de la fecha de parto (embarazo postérmino)
  • Si hay antecedentes de pérdida de embarazo o complicaciones en el embarazo previas
  • Si disminuyeron los movimientos fetales o es posible que existan problemas de crecimiento fetal
  • Si hay demasiado líquido amniótico (polihidramnios) o un volumen bajo de líquido amniótico (oligohidramnios)
  • Si tienes sensibilización al Rh (una enfermedad potencialmente grave que puede ocurrir cuando el grupo sanguíneo de la madre es Rh negativo y el del bebé es Rh positivo)
  • Si eres mayor de 35 años
  • Si tienes obesidad
  • Riesgos asociados a las pruebas de bienestar fetal
    La monitoría fetal y el perfil biofísico son análisis no invasivos, que no suponen riesgos físicos para ti o para el bebé. Las pruebas de bienestar fetal pueden ofrecer tranquilidad sobre la salud del bebé pero también pueden ser fuente de ansiedad, ante un resultado no tranquilizador, no necesariamente asociado a un mal resultado de la gestación; además, es posible que no detecten un problema existente o que indique la presencia de un problema que no es real. Se debe tener en cuenta que estos análisis, deben ser evaluados en el contexto de cada paciente, y que por si solos no siempre mejoran los resultados del embarazo.
  • Cómo prepararse para la realización de estas pruebas
    Por lo general, no necesitan preparación especial
  • Qué puedes esperar durante la realización de las pruebasPueden llevarse a cabo en el consultorio. El análisis puede tardar aproximadamente 30 minutos en casos de la monitoría fetal y 20 minutos el perfil biofísico.Durante la monitoria fetal, deberás recostarte sobre una sillon de evaluación y se te colocarán dos bandas en el abdomen. Una banda contiene un sensor que mide la frecuencia cardíaca fetal, la otra el tono del útero. Un procesador registra la frecuencia cardíaca, en relación al tiempo, y simultaneamente el tono del útero. Si el bebé está durmiendo, es posible que debas esperar hasta que se despierte para obtener resultados, en estos casos, se tratará de despertar al bebé mediante la proyección de sonidos sobre tu abdomen.Durante el análisis de ecografía estarás recostada sobre la camilla de ultrasonido. El médico te aplicará una pequeña cantidad de gel en el abdomen. Luego hará pasar con cierto grado de presión, un dispositivo llamado transductor sobre tu abdomen. El transductor emitirá pulsos de sonido y las ondas de sonido de alta frecuencia se traducirán en un patrón de áreas claras y oscuras, lo que genera una imagen del bebé en un monitor, que podrás ver en una pantalla frente a ti.
  • Después de la realización de las pruebas
    Cuando se finaliza, el médico te explicará el resultado de forma inmediata.
  • Resultados
    En la monitoría fetal , se evaluará su frecuencia promedio, la presencia de ascensos de la frecuencia durante el trazado (aceleraciones), o descensos de la misma (desaceleraciones), y su relación con los movimientos fetales y la actividad uterina. En el perfil biofiísico la presencia de aceleraciones fetales asociado a los movimientos de tu bebe, se considera reactividad fetal, su presencia otorga 2 puntos en el perfil biofísico, su ausencia 0 puntos.En el perfil biofísico los puntajes individuales se suman para obtener un puntaje total. Por lo general, un puntaje de 8 a 10 es tranquilizador. Si recibes un puntaje de 6, el profesional de salud volverá a realizar el análisis en el plazo de las 24 horas o bien, si el embarazo está cercano a término, puede recomendar el parto. Un puntaje de 4 o menos indica que se deben realizar más análisis, o que puede ser necesario un parto inmediato. Además, si se halla poca cantidad de líquido amniótico (sin considerar el puntaje general), deberás hacerte más análisis y quizás debas adelantar el parto. Asegúrate de hablar de los resultados del perfil biofísico con el médico para entender por completo su significado para ti y para el bebé.