LÁSER GINECOLÓGICO

El láser vaginal puede resolver problemas relacionados con la atrofia o sequedad vaginal.

Una de las últimas técnicas que se están utilizando para ayudar a las mujeres a mejorar en calidad de vida y para fortalecer su salud íntima. El láser ginecológico es una solución efectiva y segura, no deberás desplazarte a ningún hospital ni nada por el estilo, la intervención es muy sencillita y rápida El láser vaginal puede resolver problemas relacionados con la atrofia o sequedad vaginal, hiperlaxitud vaginal sobre todo después de los partos, y en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada. Tras su uso, verás cómo mejoran las relaciones de pareja. Recuperarás tu confianza íntima y dirás adiós a las molestias.

El láser ginecológico es indicado para:

  • Síndrome de la relajación vaginal – Retensar los tejidos íntimos – Tensado vaginal
  • Incontinencia urinaria leve de esfuerzo
  • Atrofia vaginal – Sequedad vaginal
  • Resección de verrugas genitales – Lesiones por Virus del Papiloma Humano
  • Cirugía Estética genital: vaginoplastia, labioplastia (Contamos con el especialista para resolver este tipo de consultas)
  • Blanqueamiento genital
  • Rejuvenecimiento vaginal

Tipos de pruebas de tamizaje
Las pruebas de tamizaje prenatales incluyen:

  • Pruebas de tamizaje en el primer trimestre.Durante el primer trimestre, el médico te ofrecerá un análisis de sangre (PAPPA y BhCG libre), y una ecografía para medir marcadores de enfermedades cromosomicas (aneuploidias): el tamaño del espacio sonoluscente en el tejido de la parte posterior del cuello del bebé (translucencia nucal), como la frecuencia cardiaca fetal, el flujo sanguíneo a través de la válvula tricúspide, el flujo a través del ducto venoso y la presencia de hueso nasal. En el síndrome de Down y en algunas otras afecciones, la medición de la translucencia nucal es anormalmente grande, el hueso nasal ausente, la insuficiencia de la válvula tricuspidea y el aumento de la  resistencia en el ducto venoso.
  • Pruebas de tamizaje en el segundo trimestre.Durante el segundo trimestre, el médico te ofrecerá otro análisis de sangre llamado evaluación cuádruple. Este examen mide los niveles de cuatro sustancias en la sangre. Los resultados indican el riesgo de tener un bebé con ciertas afecciones cromosómicas, como el síndrome de Down. El examen también puede ayudar a detectar defectos del tubo neural, es decir, anomalías graves del cerebro o de la médula espinal. Esto se asociara a una ecografía morfológica que permitirá la detección de alteraciones fetales.
  • Análisis para detección de ADN fetal libre.Este análisis de sangre examina el ADN fetal en el torrente sanguíneo materno para detectar la posibilidad de problemas cromosómicos específicos, como el síndrome de Down. Este examen también puede proporcionar información sobre el sexo del bebé y el factor Rh.

Puebas de diagnóstico

Los dos métodos principales son la amniocentesis y la toma de muestras de vellosidades coriónicas. Estas pruebas ayudan a detectar trastornos genéticos antes del nacimiento.

La amniocentesis o la CVS se realizan cuando existe un mayor riesgo de que el bebé pueda tener trastornos genéticos o malformaciones congénitas. A menudo se realiza si:

  • Usted tiene más de 35 años en el momento del nacimiento de su bebé. Usted tiene un mayor riesgo de tener un bebé con una anomalía cromosómica. Esto podría incluir el síndrome de Down.
  • Usted se realizó una prueba de diagnóstico que mostró que podría haber un problema.
  • Ha tenido un niño con síndrome de Down u otro trastorno. Esto podría incluir la espina bífida.
  • Usted o su pareja son portadores de una enfermedad genética, como la fibrosis quística.

¿Cómo se realiza la amniocentesis?

En este procedimiento, una muestra de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé) se retira del útero. Un médico inserta una aguja larga y delgada a través del abdomen en el útero. El médico retira una pequeña cantidad de líquido. El líquido se envía a un laboratorio para su evaluación.

Su cuerpo producirá más líquido para reemplazar el líquido que se extrae. El bebé no será lastimado durante el procedimiento. Algunas mujeres sienten cólicos leves durante o después del procedimiento. Es posible que su médico le pida descansar el día de la prueba. Por lo general, puede reanudar sus actividades normales al día siguiente.

¿Cómo se realiza la CVS?

La CVS extrae una pequeña muestra de tejido de la placenta del útero. La muestra se envía luego al laboratorio para su análisis. Para esta prueba se utiliza anestesia local para reducir el dolor y el malestar. La mayoría de las mujeres se sienten bien después de la prueba. Algunas pueden tener un sangrado leve (manchado) posteriormente.

¿Cuándo se realizan las pruebas?

La amniocentesis se realiza generalmente durante la semana 16 de embarazo o más adelante. La CVS se realiza generalmente entre las semanas 10 y 12 de embarazo.

¿Es una prueba mejor que la otra?

El principal beneficio de la CVS es que puede hacerse más temprano en el embarazo. Es muy precisa para detectar anormalidades genéticas. Pero no detecta algunas cosas que la amniocentesis sí lo hace.